Publicado 31.05.2019 | No hay comentarios

Las organizaciones deben evolucionar hacia un nuevo paradigma de desarrollo como lo es la sustentabilidad. Esto implica repensar todo lo hasta aquí aprendido e inyectar grandes dosis de innovación en lo que refiere a construcción de capital humano y social. Se trata de construir no ya grandes organizaciones ni grandes imperios corporativos fríos que no conmueven a nadie, sino de desplegar grandes movimientos que a través de principios éticos inalterables, conviertan a las empresas en singularmente ejemplares. Para ello es basal convertir cada desafío en inspiradoras acciones de negocios que aglutine a todos.

Llegó el tiempo de revertir el propósito de todos los modelos de negocios para afrontar con mejores armas este convulsivo cambio; porque ya no valen por lo que producen o venden, sino por lo que representa su flujo futuro de valores sostenibles. Y solamente un líder al servicio de las generaciones futuras podrá diseñar ese conjunto de intangibles que genere bienestar social, ambiental y económico.

Ya no alcanza con reducir nuestra propia huella. Es necesario crear puentes hacia todos los actores que conforman la cadena de valor en la que actuamos y crecemos. Se observa una gran carencia de liderazgos que inspiren en vez de persuadir o convencer. Que asienten su gestión en la inteligencia de sus acciones e interacciones dentro del ecosistema en que nos desarrollamos. Migrar el pensamiento en términos de filantropía o asistencialismo para hacerlo en términos de sustentabilidad y liderazgo.

Para ello, se hace necesaria una nueva competencia, a modo de respuesta transgresora  y trascendente de esta nueva perspectiva: el Liderazgo Sustentable. Este liderazgo es transversal al proceso e integra el paradigma sustentable a la gestión, involucrando a todos de manera que estos intereses sean incorporados de forma legítima a la cultura corporativa. La función primordial del mismo es la salud general de los valores, los principios que de ellos dimanan y una vocación de servicio obsesiva por los intereses de los stakeholders.

Este inédito liderazgo comienza a gestarse desde las entrañas mismas de la humanidad, brega por la paz y comprende que ésta es el fruto del orden de los afectos hacia el prójimo. Cuenta siempre con una reserva de reflexión ante los graves problemas que amenazan o afectan directamente a las personas más vulnerables. 

Estamos hablando de un liderazgo compasivo pero a la vez poderosamente activo; que ayude a vivir mejor, con un exquisito respeto por la diversidad del otro. Un liderazgo que desaprende, aprende y construye bien común presente y futuro, un Liderazgo Sustentable!

 

Comentarios

Dejar un comentario

* Campos obligatorios